LEA VICENS

MI TOREO

Respeto e intento poner en práctica las normas del más puro toreo clásico. Sin duda, el toreo con más verdad y más meritorio. Pero, también quiero ser fiel a mí misma, a mi concepto personal e interpretarlo según mis argumentos técnico-tácticos y estéticos.

Decía el gran maestro del toreo de a pie y también notable torero a caballo D. Juan Belmonte: “Se torea como se es”. Pues exactamente esto es lo que pretendo y deseo. Expresar y transmitir mis sentimientos más profundos transformando las acometidas de los toros en templadas embestidas. Sus brusquedades en suavidad. Encelarlos, llevados cosidos a la cola del caballo, ponerme de frente e ir de frente, permitir embroques ajustados y, tras clavar al estribo, salir del trance no huyendo, sino concluyendo la suerte toreando despacio, con plasticidad y, cómo no, con elegancia y naturalidad. Algo realmente difícil de plasmar en el ruedo, pero que sinceramente pretendo conseguir.

SUERTES

Obviamente todas las suertes que configuran el Toreo a Caballo tienen su importancia y ejecutarlas con buena técnica, pureza y limpieza no es tarea fácil. No obstante, para mí las más meritorias por su máxima dificultad y riesgo son: “Poder a poder”, “al pitón contrario”, “de dentro a fuera” y “al quiebro”